Millenials y Centennials: la nueva fuerza laboral mexicana

0
106

En México, de acuerdo con el último censo del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), el 25.9 por ciento de la población son jóvenes de entre 15 y 30 años, lo que equivale a más de 30 millones de personas en este rango de edades. En este rango convergen dos generaciones: los millenials y los centennials.

Los primeros son adultos jóvenes entre los 21 y 30 años que representan el 16.6 por ciento, es decir más de 19 millones de personas que fueron tendencia hace algunos años porque fueron aquellos niños que ya habían crecido y que comenzaron a ser la nueva fuerza laboral. Los centennials, por otro lado, son esa generación mucho más joven que oscilan entre los 15 y 20 años y representan el 9 por ciento de la población joven del país, lo que se traduce en 10 millones 794 mil 462 de adolescentes; ellos se distinguen porque nacieron en una era completamente digital y no conciben su vida sin estar conectados.

¿Qué tienen en común ambos grupos? Que ninguna de estas generaciones tiene la experiencia de cómo tener finanzas personales saludables y mucho menos cómo generar ahorros que puedan servirles para más adelante porque deben ser conscientes de que la juventud tiene fecha de caducidad.

“Estas generaciones tienen metas financieras a plazos inmediatos o muy cortos, pero esto se debe a que no los han guiado para tomar las mejores decisiones con respecto a sus finanzas personales; sin embargo, creo fielmente que como sociedad todavía estamos a tiempo de apoyarlos y enseñarlos llevar finanzas saludables”, acotó Dante Teytud, Director Comercial de Credifiel. 

Credifiel, preocupado por la inmersión de estas generaciones en sus inicios en el mercado laboral, les da los siguientes consejos que podrían considerar para no derrochar sus primeros sueldos:

  1. Fortalecer su conocimiento de finanzas personales: es importante que busquen la asesoría que los oriente sobre cómo deben gastar sus quincenas, porque las soluciones no están en las apps. Necesitan saber, por ejemplo: qué es una afore y cómo invertir en ella o cuánto se recomienda destinar al ocio.
  2. Conocer las deudas y planificarlas: si llega la quincena y lo primero que hacen es pagar deudas, lo mejor es sentarse y con papel y lápiz hacer un listado de lo que se debe y planificar en cuánto tiempo se pagarán y qué porcentaje del sueldo se destinará para ello.
  3. Cuidarse con los gastos a crédito: necesitan asumir la responsabilidad de lo que implica tener una tarjeta de crédito o tarjetas departamentales ya que son soluciones temporales que se factura a largo plazo y pueden desestabilizar las finanzas.
  4. Evitar los gastos hormiga: son esos gastos que parecen mínimos como una botella de agua, el café de la mañana o hasta la propina de las comidas que desajustan el presupuesto y amenazan las finanzas personales.
  5. Invertir en un futuro: es recomendable que desde que inician su estancia laboral destinen un porcentaje de su sueldo a un fondo de ahorro para su retiro, ya que no siempre serán jóvenes y estas generaciones perdieron los privilegios de una pensión o jubilación porque en sus empleos actuales ya no generan antigüedad como lo hicieron sus padres o abuelos.

Tanto las generaciones de los millenials como los centennials se integrarán a la fuerza laboral o ya forman parte de ella. Ya sea en la iniciativa gubernamental, privada o independiente, estos jóvenes deberán velar por sus intereses. Seguir consejos que favorezcan su bienestar económico, conocer alternativas de créditos y una buena administración, serán fundamentales para el mejor aprovechamiento de sus finanzas.