¿Alguna vez has comprado una película pirata? ¿Alguna vez descargaste música sin costo en internet? O ¿Creaste tu perfil en redes sociales antes de los 14 años? ¿Crees que comiste un delito? Lo más seguro es que tu respuesta sea “NO” y esto se debe a un fenómeno llamado normalización del delito. Sin embargo, sí lo hiciste.

Vivimos en una apología del delito y de la normalización de violencia; hemos creado un mundo en el que éstos comienzan a ser parte de la vida cotidiana; en el trabajo, en la casa e incluso fuera del hogar. Como sociedad los hemos aceptado como herramientas válidas para resolver problemáticas o para obtener algo.

Así como tú no logras identificar muchas conductas como delictivas en tu entorno, existen quienes robaron una tienda de abarrotes o una cartera porque ante sus ojos se trata de un modo de vida, de una toma de decisiones y porque “se les hace fácil”.

Los actos delictivos son crecientes año con año, tan sólo durante el mes de abril del año en curso la Procuraduría General de Justicia registró 20,035 delitos en la Ciudad de México afectando principalmente a las delegaciones Cuauhtémoc, Benito Juárez e Iztacalco. El incremento de los hechos violentos se ha justificado bajo el argumento de que es por las “acciones delincuenciales” de personas que se dedican al narcotráfico, al contrabando, al secuestro o a la trata de personas.

Aún ante este escenario, poco se habla de que esto es producto, en un sentido más original, por la pobreza, la desigualdad social, la descomposición familiar y de otras causas graves como lo son la impunidad y la ineficiencia penal.  Es importante revertir las conductas delictivas desde el origen, por eso, como sociedad debemos generar entornos seguros para nuestros adolescentes, atender su salud emocional y reducir los factores de riesgo que atenten contra su transición positiva hacía la vida adulta.

***

Acerca de Reintegra:

Es una fundación que trabaja a favor de la justicia social, equidad de oportunidad y derechos para los jóvenes en conflicto con la ley. Tiene como misión prevenir el delito y reintegrar a la sociedad a quienes experimentan conflictos penales, fortaleciendo sus capacidades y concretando un proyecto de vida, siendo un referente en la opinión pública nacional e internacional en la prevención del delito a través de la reinserción social.

Compartir
Artículo anterior¿Por qué es importante el diseño sustentable en México?
Artículo siguienteMillenials y Centennials: la nueva fuerza laboral mexicana
Doxia México, es una consultoría especializada en comunicación que proveé soluciones estratégicas a los problemas de sus clientes. Para Doxia México cada cliente es único, nos preocupamos por cumplir y satisfacer sus necesidades y requerimientos, mediante el uso del pensamiento estratégico; el cual busca construir espacios donde el cliente pueda lograr sus objetivos y se integre con éxito en su contexto de manera innovadora y creativa.