La brecha digital en México: ¿consolidación o rezago?

0
95

La era en la que vivimos está llena de avances tecnológicos que han llevado a una trasformación constante en la forma en que los seres humanos interactúan y realizan sus actividades cotidianas como trabajar, estudiar, y, desde luego, comunicarse. Sin embargo, ¿qué tan significativa ha sido la penetración de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) en la población mexicana y cuál es su uso?

Según datos de la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) hecha por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), tan sólo en 2016, la cantidad de mexicanos usuarios de internet fijo y móvil llegó a un estimado de 65.5 millones de personas.

De acuerdo con dicha encuesta, las personas de 18 a 24 años de edad son las que más se conectan a internet: en promedio 5.5 horas al día, mediante el uso de diversos dispositivos, principalmente teléfonos celulares, los cuales, también han ido desplazando paulatinamente el uso de los ordenadores.

Si bien, el uso que los mexicanos dan a las TIC es principalmente la comunicación, en segundo plano se encuentra el acceso a los contenidos audiovisuales y el entretenimiento, por sobre la búsqueda de información.

No obstante, en México 46.3 millones de personas no tienen acceso a Internet, siendo los estados que presentan mayores índices de pobreza e inseguridad lo más desfavorecidos: Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Michoacán y Zacatecas, en contraste con la Ciudad de México, y los estados del norte como Chihuahua, Sonora y Baja California, donde siete de cada diez habitantes cuenta con este servicio.

Éstas tasas de penetración social de las TIC evidencian un significativo rezago en los avances, pero que siguen alentando un discurso gastado de los actores políticos sobre el desarrollo tecnológicos y comunicativos en México, pues, aunque el avance de la brecha digital es eminente, no ha sido suficiente ni se ha explotado verdaderamente para otros fines sociales: sigue construyéndose.