A partir del surgimiento y socialización de Internet en 1982, la dinámica de los negocios se ha visto presionada a evolucionar bajo las pautas que define la tecnología. Estos cambios catalizados han convertido al mercado en una arena en la que los competidores deben ir a la par de la vanguardia, pues de no hacerlo el negocio podría desaparecer.

Páginas WEB, buscadores, estrategias comerciales basadas en el correo electrónico, los gadgets y las llamadas apps, han permitido que los negocios se hagan de herramientas que les permitan ir bajo la tendencia que marcan los cambios tecnológicos.

Negocios de belleza (estéticas) restaurantes locales, prestadores de servicios de consultoría, educación extra escolar y enriquecimiento de la cultura, son algunos de los tipos de negocios que recurren a estos métodos.

Doxia México presenta a continuación las principales herramientas vinculadas con los avances tecnológicos antes mencionados.

Redes Sociales: usarlas en tu negocio te permite generar un vínculo con tus clientes. En algunos casos se habla de generar “comunidad” en esta se satisfacen las necesidades de los clientes y se tiene una total cercanía y retroalimentación con los mismos. Facebook es la red social más utilizada para los negocios, gracias a los algoritmos que ha desarrollado sobre las preferencias de los usuarios permite potencializar los pequeños negocios dentro de su red, además de contar con una herramienta para promocionar las publicaciones de los mismos.

Además de Facebook, Google +, Youtube, Linkedin y Twitter han funcionado como herramientas para realizar el llamado Engagement.

Redes Sociales

Apps: estas herramientas han resultado ser el alma de los pequeños negocios; existen aplicaciones prácticamente para todo: análisis de datos, almacenamiento de datos, administración de negocios, comunicación, edición de imagen y atención a clientes, son los principales temas.

APPS PYME

Gadgets: aun cuando las aplicaciones sólo necesitan un teléfono inteligente para operar, existen otro grupo de herramientas que se adecuan a nuestros teléfonos, computadoras o tabletas, con los cuales podemos desempeñar tareas como cobrar con tarjeta de crédito, obtener documentos de comprobación fiscal y hasta autocontestadores telefónicos.